Introitus

La idea. Elaborar un cartulario definitivo, un archivo general que contenga todo sobre Agustín Aguilar Tagle, así como aquello que se dio, se da y se dará en torno a su persona. En la medida de lo posible, se evitará el uso de imágenes decorativas (se usarán sólo aquellas que tengan cierto valor documental). Asimismo, se prescindirá de retorcidos estilos literarios a favor de la claridad y la objetividad (la excepción: que el documento original sea en sí mismo un texto con pretensiones artísticas). El propósito. Facilitar la investigación biográfica, bibliogáfica, audiográfica y fotográfica posterior a la muerte de Agustín Aguilar Tagle, de manera tal que sus herederos espirituales puedan dedicar los días a su propio presente y no a la reconstrucción titánica de virtudes, hazañas, amores, aforismos, anécdotas y pecados de un ser humano laberíntico, complejo y contradictorio. El compromiso. Cuando busco la verdad, pregunto por la belleza (AAT).













domingo, 4 de mayo de 2014

Al abrazarnos, nos exprimimos...

70 mil pensamientos diarios

Me entero, al ver Connected, de Tiffany Shlein, que, mediante millones de neuronas, el cerebro humano genera aproximadamente 70 mil pensamientos diarios. Para que la suma no nos parezca exagerada, debemos incluir en la cifra el más mínimo pensamiento, aquel que, por ejemplo, nos brota al servirnos agua en el vaso que tiene una pequeña y casi imperceptible raya: “Este vaso se va a romper a la próxima, pero no voy a tirarlo ahora”; aquel que, sin entenderlo, nos hace sonreír cuando cedemos el paso a un mujer a la entrada del banco; ese otro que no alcanza a ser una oración completa sino apenas una frase que se asoma discreta y es percibida por nuestra consciencia pero que olvidamos inmediatamente.

El amor es un CRM deficiente

¿Por qué pienso tanto? ¿Qué tanto pienso? Sospecho que todos mis pensamientos son un cúmulo de diálogos en los que hago intervenir a los otros –o a la idea que tengo de los otros-. Reconstruyo otras mentes en mi mente. Esta reconstrucción siempre será, por supuesto, deficiente. Soy incapaz de almacenar toda la información existente sobre la vida y los pensamientos de otro ser humano, así que lleno las lagunas con pre-juicios o con deducciones a partir del mucho o poco conocimiento. Tales prejuicios y tales deducciones pueden hacerme caer en errores, porque los otros no son tan predecibles como quisiera. Sin embargo, las reuniones, las fiestas, los encuentros periódicos e incluso –o sobre todo- las redes sociales me ayudan a acercarme a “la verdad” de los otros (me refiero a todas las redes sociales, no sólo a las que se construyen en internet). Secreta o descaradamente, administro mi relación con quienes me rodean (pero sobre todo con quienes amo) mediante el conocimiento que tengo de cada individuo, y siempre (siempre) busco provocar en su mente y en su corazón un profundo deseo de mí, provocar un sentimiento parecido al que ellos tienen hacia sí mismos. La mercadotecnia llama a esto Customer Relationship Management. Pero mi CRM es deficiente, por una razón muy sencilla: el oferente de un producto o un servicio no ama a su consumidor o a su usuario, sus declaraciones de amor siempre son absolutamente falsas, hipócritas y por ello mismo efectivas. En cambio, yo sí amo a mis consumidores/usuarios, y eso me debilita: mi amor sincero contamina la información que tengo de ellos.

Otro día hablaremos de la diferencia entre oferente y pretendiente. Por ahora, hablemos de la oxitocina...

Ya sabemos todos los internautas y todos los televidentes (la mayoría sin el mínimo conocimiento científico), que el cerebro humano, cuando se conecta con otro cerebro humano, libera una hormona llamada oxitocina, cuyos efectos en el organismo podrían resumirse en la sensación de felicidad

Sospecho que la liberación de oxitocina también sucede cuando nos conectamos con aquellos seres que sin ser humanos los consideramos como tales (semejantes, igualmente humanos); un perro, un gato, una novela, nuestros muertos, una obra de arte, una música, una danza, un poema. Con ellos también establecemos diálogos intensos.

Mi amiga Cecilia García-Robles (quien es, además, mi coach de cabecera) siempre nos recuerda aquello que dice Susan Scott, autora de Fierce Conversations: “Todas las conversaciones son con uno mismo y, a veces, involucran a otras personas”. Y aunque en ocasiones me rebelo contra dicha afirmación, debo admitir que es escalofriantemente cierta, a tal grado que, como la conexión con los otros no satisface nuestro egocentrismo, nos desdoblamos para seguir hablando con nosotros mismos de manera “más segura” y “más confiable”. Un caso de desdoblamiento es la fe, que es como la siembra doméstica de mariguana: ya no es necesario acudir a los otros, inventamos a Dios, que es nuestra “muñeca inflable”. Conclusión: la invención de Dios –que debe estudiar la biología- es una de las más sofisticadas herramientas de la evolución humana. Por eso afirmo insistentemente que Dios es un proceso, a veces tan complejo que nuestro “interlocutor” deja de llamarse Dios y adopta el nombre del ser amado, de la revolución, del pueblo, de la belleza, de la muerte.

Al abrazarnos, nos exprimimos...

También se libera oxitocina cuando abrazamos a una persona durante más de seis segundos. Durante el embarazo y la lactancia, las mujeres están llenas de oxitocina, y según algunos conocedores, ellas activan la producción de oxitocina en sus hijos o incluso la transmiten. La oxitocina disminuye el miedo y la ansiedad, crea empatía, confianza y deseo de colaboración.

Saber es placer

La dopamina entrena al cerebro para que repita acciones que le causan placer. La dopamina incrementa la frecuencia cardiaca y la presión arterial. El ser humano libera dopamina cada vez que recibe nueva información. Cito de memoria a Leonard Shlain (1939-2009): "Cada nuevo conocimiento tiene efectos biológicos parecidos al sexo, a las drogas y al rocanrol."





4 comentarios:

  1. Amigo Agustín, leer tus escritos me ayuda a liberar cantidades importantes de oxitocina, la dopamina que inunda mi cerebro en efecto me causa mucho placer! disfruto y aprendo cada vez que te leo... por favor, sigue escribiendo, que yo te seguiré leyendo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Te abrazo fuerte! Te quiero... tanto.

    ResponderEliminar